La historia del KLIM Veni

Nos gustaría ofrecerte una visión exclusiva, entre bastidores, de cómo se fabrica desde cero un ratón gaming competitivo, desde la chispa creativa inicial y los primeros bocetos hasta el producto final.

Las empresas rara vez ofrecen este tipo de información interna pero creemos que puede haber algunos curiosos entre nuestros lectores que lo encontrarán interesante.

 

UNA INTRODUCCIÓN A KLIM

Algunos de vosotros quizás no conozcáis aún a KLIM. Somos una compañía de electrónica de consumo que busca por encima de todo la calidad a un precio justo. Empezamos desde muy abajo: no formamos parte de ninguna gran corporación ni tenemos apoyo de inversores externos.

Crear un nuevo producto desde cero es muy costoso y por desgracia no teníamos los fondos necesarios cuando fundamos la compañía.

Las cuentas son muy sencillas:

25000 €: precio del molde (luego sabremos más sobre los moldes). Este es un precio fijo.

Si esperas vender 250 ratones, esto supone 100 € por ratón.
Si esperas vender 25000 ratones, sale a 1 € por ratón.

Por eso nos hemos centrado en trabajar con fábricas que pudieran encargarse de la mayor parte del coste de desarrollo.

Nuestro trabajo ha consistido en mejorar constantemente los productos tanto en rendimiento como en durabilidad, con un gran servicio de atención al cliente y una garantía fiable de 2 a 5 años.

Nuestra misión es que cuando nos compres algo, no tengas que preocuparte ni un segundo.

Sabes que estás comprando un producto duradero de alto rendimiento, y que en caso de que algo salga mal, estaremos ahí para ayudarte.

Gracias a nuestros incansables esfuerzos en materia de calidad, hemos crecido considerablemente,
y actualmente contamos con más de 800000 clientes.

Esto nos permite ahora desarrollar nuestros propios modelos desde cero. Hemos pensado que el Veni sería una oportunidad perfecta para explicarte cómo funciona todo.

Y, entre nosotros, tenemos un presupuesto de marketing bastante ajustado, así que debemos ser creativos.

Esta miniserie es el resultado de todo nuestro empeño.

Te invitamos a disfrutar de esta historia que describe más de 1 año de trabajo.

Introducción

«¿Cómo se fabrica un ratón gaming?»

Es una de las preguntas más frecuentes que recibimos. Con esta miniserie de tres partes, en KLIM queremos mostrarte cómo sucede, presentándote al nuevo KLIM Veni.

Esta miniserie se divide en tres partes:

  • Parte 1: te guiaremos por el proceso de diseño de un ratón
  • Parte 2: nos centraremos en por qué es importante cada una de las características del ratón
  • Parte 3: te contaremos todo sobre la producción

Nos gustaría empezar con un GRACIAS enorme a ti, personalmente, y a nuestros fans en general.

Es gracias a todos y cada uno de nuestros clientes que hemos llegado donde estamos y hemos sido capaces de crecer hasta ser lo que somos hoy en día.

 

PARTE 1: Introducción al diseño de periféricos – Un ratón gaming competitivo

La chispa: la inspiración detrás del KLIM Veni

La idea del Veni proviene de nuestra insatisfacción de que no hubiera un ratón que cubriera perfectamente nuestras necesidades al jugar.

Decidimos que queríamos fabricar un periférico excepcional. Esto nos llevó a la siguiente pregunta: ¿qué debe tener un buen ratón gaming competitivo?

Era esencial saber qué buscan nuestros consumidores en un ratón. Hemos recopilado todos los comentarios que nos enviáis a nuestro servicio de atención al cliente y que compartís en foros, comentarios, reseñas en YouTube, etc.

Del análisis de estos datos preparamos una lista exhaustiva de requisitos que debe cumplir
el ratón gaming competitivo perfecto para los eSports.

Estos son los rasgos más importantes

Especificaciones técnicas

  • Sensor – sensor óptico fácil de personalizar, muy preciso y completamente probado, con un rango de configuración de DPI razonable; preciso en situaciones de baja y alta aceleración
  • DPI – fáciles de cambiar sin software
  • Almohadillas y sensor – capaces de moverse suavemente en todas las superficies sin poner en riesgo la fiabilidad del ratón
  • Tasa de refresco – personalizable para usarlo en ordenadores de altas, medias y bajas prestaciones
  • Conexión – fiabilidad total y transferencia rápida de las acciones
  • Interruptores – rápidos, fiables y con una larga vida útil

Diseño

  • Peso – personalizable (sin ruidos, mecanismo sólido)
  • Accesibilidad – ambidiestro
  • Ergonomía – adaptado a las palmas de la mayoría de usuarios, con agarres laterales
  • Estética – elegante y profesional. Sin luz RGB ni necesidad de drivers

Precio

  • Alto rendimiento, precio razonable.

Del análisis al diseño

Como sucede con cualquier buena idea, la clave está en cómo convertirla en realidad. Después de consultar los datos que teníamos disponibles, nuestro primer paso fue crear un diseño convincente.

Entonces realizamos nuestro primer dibujo.

Después de unos cuantos intentos e ideas, por fin encontramos una forma elegante y suave; no distrae pero tiene todas las características que necesitas al alcance de la mano (#ChisteMalo).

Por razones obvias – los ratones suelen ser tridimensionales – un boceto en dos dimensiones es solo el primer paso; teníamos que confirmar nuestras buenas sensaciones y crear un boceto multidimensional para poder empezar a hacer el prototipo.

Tiene buena pinta, ¿verdad? Aunque todavía es un boceto, ya podemos ver algunas de las características finales puestas en su lugar. Comencemos por la izquierda:

  • Vista lateral: para un uso totalmente ambidiestro, hemos puesto botones de pulgar en ambos lados del Veni
  • Vista superior: además de los botones normales que podemos encontrar en cualquier ratón (izquierdo, derecho y rueda de desplazamiento), hemos incluido dos botones dedicados para los DPI (subir y bajar) y un indicador luminoso
  • Vista inferior: ¿ves ese círculo ondulado? Pues ahí es donde pones las pesas extra (¡si quieres!)

Del boceto al prototipo

Esta es la última imagen de un boceto, ¡te lo prometo!
Después de terminar el boceto de seis lados, tenemos que pasarlo a 3D. Así podremos determinar sus dimensiones reales en 3D.

Esto nos permite calcular el peso esperado, decidir sobre los materiales y muchas cosas más.
También creamos una imagen del ratón para tener una mejor idea de cómo quedaría cuando estuviera listo – ¡fíjate en la figura 4!

Esto nos lleva a la parte más excitante (al menos para mí): la impresión 3D y el prototipado.
Aunque a las impresoras 3D para uso doméstico aún les queda bastante para revolucionar tu vida, estos aparatos son mágicos para aplicaciones profesionales.
Después de definir la forma y tamaño le dimos al botón y… ¡creamos el primer prototipo tocable!

Lo sé, todavía no mola tanto como se intuía al ver la imagen 3D… pero es un gran paso hacia adelante.

Con este prototipo, ¡podremos diseñar la electrónica que hará que el ratón sea una realidad! Esto nos permitirá probar si todo encaja y funciona como debe, y diseñar un molde.

 

PARTE 2: Haciendo las cosas bien

Ahora vamos a centrarnos en la electrónica. Dos productos electrónicos pueden parecer muy similares desde fuera, pero ser completamente diferentes en función de los componentes usados, ya sea en cuanto a durabilidad o rendimiento.

Una buena presencia es importante, pero un alto rendimiento y una gran durabilidad son nuestros principales objetivos.

Sensor óptico

Quizás la parte más importante de un ratón sea su sensor óptico. Nos decantamos por el PMW 3310, posiblemente el favorito actual en el mundo de los videojuegos competitivos. Combina alto rendimiento y fiabilidad.

Muchas marcas se centran demasiado en los DPI, pero la realidad es que hay dos verdades importantes a este respecto:

  • La primera es que un ratón de 12000 DPI no va a ser necesariamente mejor que uno de 4000.
  • La segunda es que la mayoría de los jugadores profesionales juegan con 2000 DPI o menos.

Con el Veni, nos hemos inclinado a ofrecer un rango desde los 400 a los 5000, lo cual debería satisfacer cualquier estilo de juego.
Puedes, con pulsar un botón, elegir 400/800/1200/1600/2000/3200/5000 DPI. En todo momento la luz te indicará el nivel actual de DPI.

Tasa de refresco

Otra decisión importante que debimos tomar fue la tasa de refresco, es decir, cuántas veces se comunica el ratón con tu ordenador.

Normalmente, cuanto mayor sea, mejor. La más alta es 1000 Hz, pero en algunos ordenadores 1000 Hz pueden ser problemáticos. Por eso, en el mercado actual de ratones, estos se reparten entre los de 500 Hz y los de 1000 Hz de tasa de refresco.

Lo que hemos decidido ha sido simplemente ofrecer todo el rango de 125/250/500/1000 Hz. Esto significa que tú, como jugador, puedes investigar por tu cuenta y elegir lo que mejor te funcione con solo pulsar dos botones del ratón.

Tiempo de respuesta

El KLIM Veni también tiene un tiempo de respuesta de 1 ms a 1000 Hz. 1 ms pasa rápido… muy rápido. El tiempo de reacción medio de una persona es de 215 ms. 1 ms es un 0,47% de tu tiempo de respuesta.

Clic

Otra elección con implicaciones a largo plazo es el interruptor de los botones. Si has tenido algún ratón en el que el clic ha dejado de funcionar, posiblemente haya sido por un interruptor defectuoso.

Como ofrecemos 5 años de garantía, no podemos tomar ningún riesgo, y nos fuimos a por el mejor y más nuevo del mercado: un interruptor Omron que ofrece una durabilidad de 50 millones de pulsaciones, la más alta del mercado en la actualidad.

Otro punto que tuvimos en cuenta fue la fuerza de actuación del clic: cuánta fuerza debes aplicar para que el clic se registre. Es importante por dos razones:

  • Un clic más pesado tiene implicaciones para la salud, ya que causa más tensión en los dedos, manos y muñeca, especialmente en jugadores más dedicados.
  • En muchos juegos tienes que hacer clic lo más rápido posible: un clic más ligero te ayuda a conseguirlo.

Pasamos más de 6 meses trabajando solo en la fuerza de actuación para encontrar el punto dulce. ¡Te va a encantar el resultado final!

Cable

Otro punto que no debe dejarse de lado es el cable, tanto en el interior como en el exterior. Para los componentes interiores, usamos cobre puro para una mayor fiabilidad.

Para la parte exterior usamos una nueva generación de cable trenzado, mucho más suave que los cables trenzados anteriores y que permiten un movimiento más sencillo. Además, poseen el beneficio añadido de que un cable trenzado es mucho más resistente que uno de plástico.

Esto puede no ser muy importante para un teclado ya que es más estático, pero es esencial en un ratón.

Almohadillas

Ahora pasamos a las almohadillas, esas grandes olvidadas. Puede que no parezcan gran cosa, pero son esenciales para un movimiento suave del ratón y para sacar a relucir todo el potencial del sensor óptico.

Cada almohadilla debe ser:

  1. Resistente: si las almohadillas se dañan, todo el ratón sufre
  2. Perfectamente lisas: para no afectar el movimiento de la mano ni un milímetro, lo que podría provocar que fallases
  3. Colocadas a la altura correcta para que el sensor óptico transmita los movimientos del ratón de forma precisa

Por último, para el material nos decantamos por el reputado PTFE (también conocido como teflón).

Manejo

Cuando recopilamos todos los comentarios sobre cómo sería el ratón gaming competitivo perfecto, nos quedó clara una cosa: nadie coincide en el peso ideal. Algunos lo prefieren lo más ligero posible pero algo pesado por arriba. Otros no soportan ese tipo de ratón y prefieren que tenga una base pesada para un mejor manejo.

Resumiendo… el peso es una preferencia personal y cada jugador tiene la suya. Por ello decidimos ofrecer la opción de añadir pesas adicionales: cuatro pesas de 5 gramos.

Tuvimos un especial cuidado en que las pesas NO se movieran dentro del ratón; para ello, están rodeadas de espuma compacta. Puedes agitar el ratón (cosa que no recomendamos) todo lo que quieras y no las notarás.

Para mejorar la ergonomía, hemos añadido agarres laterales con el fin de evitar mini resbalones. Los mini resbalones apenas se notan pero pueden hacerte fallar ese disparo en el momento crucial.

Con nuestros agarres texturizados evitarás cualquier resbalón, incluso si estás sudando.

Rueda de desplazamiento

Por último, las ruedas de desplazamiento son una continua fuente de frustraciones, ya sea porque son muy ligeras, o demasiado pesadas, o porque sencillamente dejan de funcionar.

Nos hemos asegurado de que nuestra rueda de desplazamiento funcione durante mucho tiempo y ofrezca un agarre perfecto. También realizamos bastantes análisis de mercado para encontrar el mejor peso.

Así concluye esta segunda parte. Esperamos que valores el cuidado que hemos puesto en hacer que cada característica del Veni cumpla nuestros rigurosos estándares.

 

PARTE 3: Nos vamos acercando

Ahora nos centraremos en la producción.

Para entender la producción es necesario entender qué es un molde.

¿Te acuerdas de cuando jugabas con la plastilina y el kit de Play Doh?

Pues es más o menos el mismo principio: usas un molde para moldear las piezas de plástico que necesites. La única diferencia es que el molde pesa 400 kg y es bastante caro.

Es importante recordar que no todos los moldes son iguales; hay moldes con distintos niveles de calidad. Cuando ves un producto con unos malos acabados en las partes de plástico ABS, a menudo es porque el molde no era suficientemente preciso.

Para conseguir el molde correcto realizamos 6 repeticiones. Esto funciona así:

– Pruebas el molde
– Ves que alguna parte no está perfecta
– Corriges el molde
– Vuelves a empezar

Lleva tiempo y esfuerzo pero no paramos hasta que consideramos que el molde era verdaderamente perfecto.

Una vez el molde está preparado, es el momento de pasar a la electrónica.

La disposición de los componentes es esencial tanto para la distribución del peso como para la fiabilidad del sistema. Decidimos no escatimar en absoluto, y asegurarnos de que todos y cada uno de los componentes electrónicos te duren mucho tiempo.

Por fin, pudimos montar las partes de ABS del molde, los interruptores, la rueda de desplazamiento y las placas electrónicas… ¡y ya teníamos un prototipo funcional!

Ahora toca un examen de su rendimiento. Aquí medimos si el ratón se comunica correctamente con el ordenador, lo que determina su precisión.

¡Un aprobado muy colorido!

Como muchas marcas, no disponemos de una fábrica propia, así que trabajamos con una para llevar a cabo la producción.

En primer lugar nos aseguramos de que la fábrica tiene unos estándares altos y que han demostrado poder fabricar periféricos gaming de calidad. Entonces escribimos todos los requisitos. Esto es especialmente importante para asegurar una producción consistente y de alta calidad.

Uno de estos documentos es el BOM (Bill Of Materials o «lista de materiales»), un listado de todos y cada uno de los componentes del ratón. Hay cientos.

Una vez el producto se considera definitivo y se ha informado a la fábrica, realizamos una tirada de producción de prueba de 100 unidades. Estas 100 unidades nunca saldrán al mercado. Se fabricaron para ser maltratadas de todas las formas posibles.

Puede ser un ‘maltrato oficial’ mediante máquinas que tiran del cable durante todo el día u otra que se pasa semanas haciendo clic frenéticamente.

Atención: no intentar hacer esto en casa. 😉

El primer lote de 100 unidades… no tuvo muy buenos resultados. El 60 % de los ratones no superó nuestros estándares de calidad.

Por fortuna encontramos rápidamente el problema: la inyección estaba ocurriendo a una temperatura demasiado alta e iba muy deprisa (piensa en una tarta), lo que hacía que cuando el plástico se enfriaba, surgieran discrepancias. Recuerda, ¡aquí los milímetros importan!

Pudimos fabricar un nuevo lote. 100 ratones perfectos recién sacados del horno. Ni una sola imperfección.

¡El Veni estaba listo para la producción!

Así concluye esta miniserie. Nos encantará responder a tus preguntas: puedes enviarlas a través de nuestro formulario de contacto.

Te damos las gracias por confiar en nosotros y esperamos que puedas valorar todo el trabajo que hay detrás de tu ratón.

¡No olvides que, ya sea en 6 meses o en 5 años, siempre estaremos a un correo electrónico de distancia en espana@klimtechnologies.com si necesitas cualquier cosa!

El equipo de KLIM Technologies

Add Comment