Aumenta tu productividad y nivel de juego tecleando más rápido

Back to Blog

Aumenta tu productividad y nivel de juego tecleando más rápido

Teclear es una de las habilidades más importantes y a la vez más subestimadas en la era moderna.

Si puedes teclear rápidamente y con precisión, tendrás una gran ventaja sobre los que tienen que ir buscando cada tecla por todo el teclado. Da igual si tienes que pasar unos informes o comunicarte en línea por chat: cuanto más rápido, mejor. Si logras tener suficiente habilidad, no habrá distancia entre tu cerebro y las palabras que aparecen en pantalla: podrás teclear tan rápido como piensas. Comunicarte con otros se convierte en inmediato y ocuparte del interminable aluvión de correos o de escribir un denso ensayo se vuelve mucho más fácil. Puedes dedicar mucho más tiempo a la parte creativa porque plasmar las palabras en la pantalla se vuelve pan comido.

Así que… ¿por dónde empezamos? La parte más importante para teclear rápidamente es romper la necesidad de mirar al teclado: te damos la bienvenida al maravilloso mundo de la mecanografía al tacto.

Mecanografía al tacto

Aprender a teclear sin mirar te permite sentarte delante de casi cualquier teclado y, tras unos minutos para acostumbrarte a él, empezar a escribir a toda mecha. De hecho, muchos teclados personalizados carecen por completo de símbolos y letras impresas en las teclas. En parte es algo estético (las teclas en blanco molan), en parte económico (son más baratas), pero sobre todo es cuestión de necesitarlo o no. Total, tecleando al tacto no vas a mirar el teclado y los símbolos que hay en las teclas se vuelven simplemente un plus.

El primer paso para aprender esta técnica es la colocación de los dedos. Algo que la mayoría de teclados tienen son las teclas guía. Si te fijas en la F y la J de tu teclado, lo más probable es que notes unos pequeños resaltos, perceptibles con la punta de los dedos. Estos son la clave para que lo demás salga bien. Pon las yemas de los índices en estas teclas y el resto de dedos se colocarán naturalmente en la «fila guía». Las teclas de esta fila dependen de la disposición del teclado. Para los QWERTY de España, colocarás los dedos de la mano izquierda en ASDF y los de la derecha en JKLÑ. Los que usen un teclado AZERTY pondrán los dedos en “QSDF” y “JKLM”, etc.

Estos son los más comunes. Mejor dejo para otra vez hablar de disposiciones de teclado más raras. ¡No creo que haga falta entrar en detalles sobre los teclados DVORAK o COLEMAK de momento!

Ergonomía

Es importante tomarse un segundo para hablar de ergonomía. La colocación de brazos y muñecas al teclear es esencial. Si están en una mala posición, es casi seguro que desarrollarás alguna lesión por esfuerzo repetitivo. Debes sentarte erguido y con una buena postura: tus codos deben estar suficientemente elevados sobre el escritorio de forma que los antebrazos estén en posición horizontal. La muñeca debe estar alineada con el antebrazo y no doblarse hacia arriba o hacia abajo. El uso de accesorios como el reposamuñecas KLIM te puede ayudar a aliviar tensión en las muñecas y teclear con mayor comodidad.

Otro factor importante es la altura de tu asiento y de tu escritorio, así como lo cerca o lejos que te sientes y la distancia a la que tengas al teclado. Resumiendo: merece la pena asegurarte de mantener una buena postura que te permita trabajar durante mucho tiempo.

Aprende mecanografía

Ahora que hemos revisado la postura, hablemos de ir cogiendo habilidad al teclado. Teclear al tacto requiere práctica, sobre todo si esperas alcanzar un nivel alto. Por fortuna, Internet está lleno de recursos gratuitos para entrenar. También hay muchos juegos para teclear, gratuitos o de pago, en plataformas como Steam o GOG.

Uno de mis recursos de entrenamiento favoritos es keybr.com, pero hay muchos otros, y merece la pena probar- los hasta encontrar el que más te guste.  La práctica regular es clave para convertirse en todo un maestro. Incorpora a tu rutina diaria unos minutos practicando y mejorarás rápidamente.

Un atajo hacia la productividad

Si usas el teclado para tus tareas cotidianas, ya sea para trabajar o por entretenimiento, necesitarás atajos tarde o temprano. Ctrl + C y Ctrl + V para copiar y pegar texto o archivos son atajos populares que posible- mente ya utilices, pero hay muchos otros para todo tipo de programas:  desde procesadores de texto hasta navegadores y herramientas de diseño gráfico, conocer los atajos es una forma segura de hacer las cosas más rápido.

Usemos de ejemplo un procesador de texto. No saber los atajos significa que para realizar algunas acciones tienes que quitar la mano del teclado, ponerla en el ratón, encontrar la opción deseada en la pantalla (a veces escondida detrás de varios menús), hacer clic y poner la mano de nuevo en el teclado para seguir escribiendo. Hacerlo una vez no parece un gran retraso, quizás suponga unos segundos. Pero si multiplicas esos segundos preciados por todas las veces que tienes que quitar la mano del teclado a lo largo de una semana, pronto esos segundos se convertirán en horas ahorradas.

La mayoría de los programas te permiten personalizar los atajos del teclado, así que dependiendo de las tareas que tengas que hacer, puede merecer la pena adaptarlos a tus necesidades. Al principio es posible que recordar

Elige mejores herramientas

Una vez dominas las habilidades básicas, hay mucho que puedes hacer con las herramientas adecuadas. Si crees que todos los teclados son iguales, estás muy equivocado. Hay una gran variedad de ellos y la oferta disponible es abrumadora.

Hay varios tipos de interruptores de teclas y teclados, y cada uno ofrece sus propias sensaciones para gustos distintos. Esta sección busca darte algunas nociones básicas y presentarte algunos de nuestros teclados más populares.

En primer lugar, hay que hablar de los interruptores. Es probable que estés acostumbrado a los teclados estándar de membrana. Estos tienen una membrana de goma encima de la placa de circuitos, y debajo de cada tecla hay una «burbuja». Dentro de la burbuja hay un pequeño contacto, y cuando aprietas la tecla, se cierra el circuito y se registra la pulsación.

Estas membranas son muy fiables y realmente baratas de fabricar. Gracias a su precio, fiabilidad y robustez, son el teclado favorito de colegios e instituciones gubernamentales de todo el mundo y, por tanto, han sido los teclados «por defecto» desde hace décadas.

La mayoría de los teclados baratos no son muy cómodos al teclear: este es uno de los inconvenientes a la hora de mejorar tu técnica. Por suerte, no todos los teclados de membrana son horribles. La mala reputación de las gamas más bajas es merecida, pero si estás dispuesto a pagar un poco más, hay muchos ejemplos de teclados válidos.

Los KLIM Chroma, por ejemplo, son robustos, silenciosos e incluso la versión inalámbrica ofrece un gran tiempo de respuesta. Súmale su iluminación RGB y ya tienes un teclado fiable, con buena estética y un rendimiento superior al de los más básicos.

El siguiente tipo de interruptor es el mecánico. Hay muchos tipos disponibles, pero generalmente todos tienen un pequeño mecanismo y un muelle que se activa al presionar la tecla.

Los teclados mecánicos ofrecen una gran sensación y hay tanta variedad de modelos que es casi seguro que encontrarás uno adaptado a tus necesidades y gustos, y que sea perfecto para ti. Ya hagan un clic muy sonoro cuando se activa el interruptor, o den un pequeño saltito o bump, los interruptores mecánicos te permitirán sentir en qué momento exacto se activa la tecla. Una tecla de membrana básica no puede imitar por completo esa experiencia.

La parte negativa de estos teclados es que a menudo son muy ruidosos, aunque hay soluciones para reducir el ruido si no te gusta. Los más entusiastas ponen pequeñas anillas de goma bajo las teclas para silenciar el típico BANG que acompaña las pulsaciones de un interruptor Cherry MX Blue.

Algunos teclados mecánicos pueden resultar bastante caros si te des- cuidas, especialmente si son personalizados. Sin embargo, no hace falta pasar de los 100 € para disfrutar de una buena calidad. Si te gusta que el teclado haga ruido, el KLIM Domination es una apuesta segura: interruptores azules, iluminación personalizable y una estructura resistente que lo convierte en todo un tanque. Si prefieres algo más discreto, el KLIM Dash dispone de teclas de perfil bajo e interruptores rojos para un tecleo silencioso.

Por último, una alternativa a los teclados mecánicos son los híbridos, también llamados semi-mecánicos. Estos usan membranas robustas y fiables, pero en ellos se cuida más la sensación táctil de las teclas. Puede ser un buen punto intermedio entre membrana y mecánico: agradable para escribir, pero sin tener que romper la hucha. Además, son más silenciosos que los mecánicos.  Un buen ejemplo de teclado híbrido es el KLIM Lightning. No es totalmente mecánico, pero aun así ofrece un tacto agradable y permite teclear más rápido que en la mayoría de teclados de membrana. Es más silencioso que uno mecánico de interruptores azules, no obstante, ofrece un clic muy placentero.

Elijas lo que elijas, la verdadera clave para escribir más rápido es la consistencia. Aprende cómo llegar a todas las teclas sin mirar y practica cada día. ¡Pronto verás cómo las palabras empiezan a volar en tu pantalla!

Sobre KLIM

KLIM™ Technologies es actualmente una de las principales marcas en equipamiento gaming de Europa. Empezamos desde abajo, no pertenecemos a ninguna gran corporación ni tenemos inversores externos. Nuestro éxito solo depende de la satisfacción de nuestros clientes. Por eso ofrecemos productos electrónicos de calidad y duraderos.

Nuestro objetivo es que puedas realizar tus compras con total tranquilidad y seguridad. Creemos que las palabras sin obras no valen. Si disfrutas del producto, ganamos. Si no cumplimos lo prometido, perdemos.

Si tienes cualquier pregunta sobre tu producto, nuestro equipo de especialistas te contactará en menos de 24 horas. Contáctanos en cualquier momento en [email protected].

Share this post

Back to Blog